Como algunos saben hace dos semanas tuve un viaje relámpago a la ciudad de Minneapolis, en el estado de Minnesota. Me avisaron un Lunes que ese mismo Sábado tenía los pasajes confirmados, el hotel reservado y una semana de trabajo allá.

El Hotel quedaba en las afueras de la ciudad, a tan sólo 15 minutos en auto por autopista de la oficina.
Las comodidades eran muy buenas, la mayoría de hoteles de esta cadena mantiene una línea y cuando preferimos ir a lo seguro sin llevarnos ninguna sorpresa es más que una buena opción.

Conocí las oficinas de la empresa en la cual trabajo actualmente y quedé maravillada, además tuve la oportunidad de conocer en persona con quienes tuve miles de conferencias telefónicas durante años.
Es un mes de transiciones, donde siempre es difícil dejar las cosas a las que nos acostumbramos y adquirimos casi como propias. Pero el momento de cambiar de rumbos ha llegado y debo confesar que este es un gran cierre de esta etapa en mi vida. Además no voy a negarles que amo viajar y conocer lugares en el mundo recolectando experiencias vividas.

Por supuesto que después del horario de trabajo quedaba tiempo para salir a recorrer, ir de shopping y disfrutar de algunas costumbres de esta ciudad.

El clima en Minneapolis se podría definir como dos polos extremos. En verano, los meses de Julio a Septiembre suelen ser calurosos y húmedos. Es notorio como todo el mundo espera esta época del año para hacer miles de actividades al aire libre. Pues en invierno las bajas temperaturas imposibilitan a veces salir a la calle. Aunque todo esté preparado para afrontar el frío hay momentos en que no pueden ni asomarse unos minutos porque se congelan, literalmente. Por eso también sus comidas son super calóricas, las hamburguesas con patatas, los pinchos de calamares fritos, las galletas con chocolate son parte de sus clásicos.

Uno de los sitios al que deseaba ir, era el shopping más grande de Estados Unidos: Mall of America.
Es inmenso, con un parque de diversiones en el medio. Las montañas rusas recorren el parque dando un espectáculo a cualquier espectador que se pasea con sus bolsas de sus recientes compras.

El lugar debe tener unos cinco pisos, cines, patio de comidas clásico, dos calles totalmente ambientadas para simular que uno está en otro sitio bajo la noche con restaurantes temáticos, locales que no escatiman lugar como por ejemplo un Forever21 que tiene dos pisos. Eso y mucho más en un sitio para recorrer de arriba abajo, claro que si estamos apurados por hacer una compra de última hora no creo que este sea el sitio adecuado.

Casi como en una jungla, Rainforest Cafe es uno de los restaurantes del shopping que además de invitarte a comer en su enorme tienda tiene peceras por donde se la mire. Quedé mega feliz cenando en este sitio, parecía una niña más en el medi de esta jungla de ensueño. Cada detalle pensado, las luces que ambientan el lugar, los sonidos y los monos que se mueven cada cierto tiempo te ayudan a sumergirte en ese mundo.

 Si quieren ver más imágenes de mi viaje no dejen de visitar mi cuenta de Instagram: @lulufernandezz
Además muy pronto estaré viajando a NY y voy a mostrarles todo desde ahi.
¡Que tengan un excelente día!
Besos
0

Artículos Relacionados

5 comments

Responder

cuando conozcas new york veras lo que !!!! los malls alla son inmensos creo que es dificil ir a comprar algo rapido , te perdes!!! new york es lo mas!

Responder

Que hermoso viaje Lu!!

Responder

Que lindo!! Espero algun dia vengas para California 🙂

http://www.thelulupad.com

Responder

Qué buen viaje!! Muy lindos looks para la oficina. De dónde son los zapatos de la primera foto?

Responder

Divino!!! Que linnnnnnndo poder viajar así!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *