Después de mi estadía en Noruega tomé un avión para encontrarme con mi hermana en Manchester, y partir hacia Escocia.

Una de las paradas obligadas de nuestra visita por este país era visitar el lago Ness y por supuesto conocer las famosas vacas escocesas.
El tour comenzaba en el centro de Edimburgo a las 8 de la mañana.


El recorrido fue en bus con un conductor guía que nos iba relatando la historia de los lugares que visitabamos.
Vimos paisajes hermosos, como los que suelen ver en las películas. Escocia realmente es así como la ven en los films. Campos enormes increíblemente cuidados. Las casitas parecen diminutas entre semejantes paisajes.

La primera de las paradas del tour fue en Kilmahog donde se podían tomar fotos bien cerca a las vacas con flequillo. Unas vacas muy “top” como decía mi hermana. Estos mamíferos de cabello largo son característicos de esta parte de escocia por las bajas temperaturas que presenta la zona y más avanzado el camino (hacia Inverness) era cada vez más tipico verlos.

Unos cinco minutos bastaron para que se me congelaran los dedos sin casi darme cuenta. 

Continuamos viaje hacia el lago Ness pasando por la cañada del Llanto de Glencoe, el Fuerte William a la sombra de Ben Nevis, la montaña más alta de Gran Bretaña y Spean Bridge.

Siguiendo por el Canal de Caledonia, llegamos a Loch Ness y el Castillo de Urquhart.

El Lago Ness (Loch Ness) hace cientos de años que guarda una mítica historia acerca de un monstruo que habita en él. Se dice que hubo más de dos mil avistajes de este monstruo acuático al que bautizaron como Nessie. Como toda leyenda, que puede ser cierta o no, crea misterio y curiosidad en cada turista que visita el lago, un lago inmenso por cierto!!! en una de las paradas que rodea el lago crearon una estatua representativa donde todos pasamos a sacarnos una foto.

 En fila india, los patitos parecen no temerle a Nessie cruzando como si nada el lago.

En nuestro viaje de regreso, pasamos por Inverness, a través de las montañas de Grampian. Continuamos el viaje pasando por Perthshire hasta que llegamos al famoso puente de Forth Rail antes de llegar a Edimburgo.

Si tienen la posibilidad de conocer escocia y no disponen de un automóvil para realizar este trayecto, les recomiendo que tomen alguno de estos tours que además de conocer gran parte de las historias ocultas por los campos podrán viajar relajados y lo mejor de todo disfrutando de los paisajes sin tener que preocuparse por manejar. (Además que en Europa el volante del auto está del lado derecho, la dirección en que circulan al revés que en Buenos Aires y me han contado que no resulta nada fácil adecuarse al principio).

El tour que tomamos nosotras es ScotlineTour de 1 día – 16.50 Libras.

No se pierdan la próxima publicación del Lunes sobre la ciudad de Edimburgo!

Si quieren leer sobre mi estadía en Noruega pueden ingresar a mis publicaciones anteriores: Oslo,  El tour en tren recorriendo los Fiordos y la ciudad de la lluvia, Bergen.

Buen comienzo de semana!
0

Artículos Relacionados

6 comments

Responder

Genial el relato acompañado de las fotografias…
Besos, Germán.

http://urbanmanbas.blogspot.com.ar/

Responder

Hola! Divino, es genial recorrer los lugares a través de tus fotos y con la info exacta. Buena semana. Besos
http://ponerleonda.blogspot.com.ar/

Responder

Yo voy ..en 2014!

Responder

¡Que belleza de lugar! <3

You Can Call Me Flanders (blog) – http://www.flaviaflanders.com

Responder

son preciosas las imágenes!!!! creo que escocia es el lugar soñado para mi novio.. entre la guiness y el whisky.. jajajaja
me encanta que subas cosas de tu viaje con recomendaciones. no creo que viaje pronto para allá pero soñar no cuesta nada no?
besoo

Responder

Que lindo lugar!!! hermoso parece de ensueño!!

Besos
<3 Val
http://www.beautyval13.blogspot.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *