Hace 4 años vi la foto de este lugar en una revista, le tomé una foto con mi celular y lo guardé. Al año siguiente decidí irme de viaje sola y no sabia cual podría ser el destino, hasta que recordé esta fotografía. Empecé a investigar cómo llegar y cuál era el mejor camino.
Recuerdo llegar a migraciones luego de un largo vuelo, y el oficial me preguntó sorprendido: Viaja sola?, Por qué vendría una joven de vacaciones a Noruega?
Y ahí comenzó esa aventura, desde Oslo hasta la ciudad de Bergen.
Tomando un tren de Oslo a Myrdal, de Myrdal otro tren a Fläm , luego un bote a Gudvagen, de ahí un micro a Voss, y finalmente otro tren hasta Bergen.
En el trayecto vi cascadas increíbles, paisajes maravillosos que no se pueden explicar con palabras,  los arcoíris nacían en cada fiordo, los pueblitos al pie de las montañas con no más de 20 casas, la nieve en las montañas y tardes en que la lluvia se alejaba y el sol se asomaba.

Llegué a Bergen de noche, con miedo, observando a mi alrededor a uno o varios hombres que no dejaban de mirarme. Estaba lloviendo a cántaros y no tenía idea para donde debía ir. Los locales de la terminal estaban todos cerrados, enseguida me acerqué a una pareja para pedirles que me guíen bajo una terrible tormenta.
En varias ocasiones pensé para mi misma, por qué viaje hasta ese lugar, y lo sola que me sentía.
Finalmente encontré una galería con varios locales donde pregunté como llegar a mi hotel. Me dieron las indicaciones necesarias y bajo la lluvia emprendí mi camino por calles desoladas, sin entender bien para donde debía ir. Mágicamente llegué a la calle principal y ahí estaba mi hotel. Después de tomar un baño caliente y cambiarme la ropa que estaba empapada, me dirigí hasta el muelle porque quería verlo antes de acostarme a dormir. Por más que tuviera más días para disfrutarlo. Así que me acerqué hasta ahí y me sentí grande de verdad. Cuando a veces podemos ser tan chiquitos e insignificantes para el mundo, en ese momento sentí que era más grande que el mundo. Había llegado hasta ese lugar que parecía ser un “mito” para mí.

¿Qué lugares son un mito para ustedes? Realmente no tiene porqué ser un lugar, simplemente puede ser un estado, una forma de vida, una ambición a la que creemos imposible llegar. Pero nada es imposible, solamente algunas cosas cuestan más que otras.

Quería compartir lo que sentí hoy al ver esta imagen que Facebook me recordó.

¡Besos!

BERGEN • NORUEGA «««

0

Artículos Relacionados

5 comments

Responder

Que lindo! Una de mis metas es poder tener un trabajo, cuando termine mi carrera, que me permita hacer esto, viajar. Viajar a cualquier lugar que desee.
Me encanta que te hayas animado a ir sola. Yo siempre digo que viajar te abre al cabeza, te cambia el corazón.
Me imagino tu familia, si es como la mía, diciéndote "Porque vas a ir sola?" "No crees que es peligroso?"
Es lindo sacarse el miedo y probar.
Te felicito!
Besos,
Euge.

Responder

Que lindo post! Muy bueno el relato. Y felicitaciones por animarte! Justo escribí una entrada sobre eso en mi blog… Sobre animarse, tirarse a la pileta. Ciertamente, vos arriesgaste y ganaste esa bella vista aquella primer noche y mil anécdotas mas.
Saludos
Ana

Responder

Muy bien escrita tu nota, increíble tu viaje, uno a veces ve lugares lindos en revistas y sueña con ir a ellos, vos lo hiciste realidad :).
Saludos desde El Blog de Boris Estebitan.
A mi me encantaría viajar a Argentina como lugar mítico para conocer.

Responder

Hermosa nota y sin duda, hermoso viaje! Que lindo cuando los sueños se hacen realidad! Mi sueño también es viajar y conocer el mundo…Espero terminar mi carrera pronto para armar valijas y emprender viaje! Besos y felicitaciones!

Responder

Felicitaciones!! Francesca Abbatangelo, mi hija, fiel seguidora, me lo recomendó con entusiasmo y no se equivocó! Femineidad, frescura y talento lo caracterizan! Qué continúen los éxitos!! Y ahora… a seguirte!! Un cariño!!
Vivi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *